Empresa: formalidad y cumplimiento

Este artículo tiene actualmente 85 Vista(s)

Las empresas se construyen por una motivación, sea ésta por una necesidad de mercado o por razones personales.

¿Te preguntas con frecuencia cuál es el motivo por el que levantaste tu empresa o bien, el motivo por el que quieres crear una?

En las historias de los inicios de las grandes empresas, nos cuentan como crecieron poco a poco. Los fundadores recorrieron casa por casa vendiendo un producto o servicio que sabía elaborar, o bien, que tenía un capital e invirtió en una oportunidad de negocio. Indudablemente son historias que inspiran.

La razón de ser de un negocio es el motivo, el primer impulso por el cual fue creado y determina el desempeño que ejercerá en un contexto determinado para lograr su misión.

Ante esta premisa las empresas y negocios necesitan crecer en ambientes propicios, condiciones que permitan la innovación y la eficiencia. Crecer al cobijo de la certidumbre, del respeto a los tratados comerciales nacionales e internacionales y ante sistemas de integridad empresarial para el fomento de la inversión.

Pero es también importante calcular los riesgos a los que posiblemente se enfrente, no solamente hablando de los riesgos de un entorno comercial, sino de los posibles riesgos de corrupción y extorsión a los que se enfrente.

Hacia el interior de sí mismas, las empresas necesitan consolidarse, gestionar su propio crecimiento y eficiencia de manera que los lleve a ser competitivos y por supuesto a cumplir siempre con un marco normativo nacional.

En la creación de una empresa se adquiere un compromiso en la construcción de una mejor sociedad. Lo que implica cumplir con las leyes existentes y autorregulación en aquellos aspectos a donde las leyes no alcanzan a cubrir.

A este punto se entra de lleno en la consciencia de hacer bien las cosas, con integridad total.

Es por ello que es importante contar con una política interna de integridad y oficiales de cumplimento que contemple a todos los niveles y rangos de sus colaboradores para ponerle barreras a la corrupción que es un monstruo que entra a las empresas de manera sutil y puede llegar a altísimos niveles causando un grave deterioro.

La corrupción sea gestada desde el interior o no, causa gravísimos daños. Desde el robo hormiga, fraude, sobornos, robo de mercancía en tránsito, robo de equipo y otros delitos.

Los delitos por soborno a las empresas mexicanas, asciende a varios millones de pesos.

El costo de la corrupción es de alta consideración.

Pongamos el ejemplo de una empresa cualquiera que mantiene altos estándares de integridad, pero de pronto descuida la parte fiscal que siempre ha trabajado correctamente y de manera honrosa. Pero por alguna razón y sin saber en qué momento, esa área empieza a comprar facturas chafas. Tarde o temprano eso es una bomba que le explotará a la empresa en el rostro.

Entonces toda una vida de buena reputación se viene abajo en unos segundos y con todas las consecuencias legales que tendrá que enfrentar por la presunción de un delito.

Y en este ejemplo ya no valieron ni los códigos de ética, ni la misión y visión de la empresa ni lo que en otras áreas se esté realizando de manera formal, comprometida, responsable y dentro de la legalidad.

Es por ello que es importante primero sostener la buena intención con que fue creada la empresa y en paralelo mantener la prevención con programas adecuados e integrales que abarquen todas las áreas para consolidarla dentro de la formalidad, lo que hace que crezcan de manera fortalecida, competitiva y con una tendencia a la expansión más allá de los ámbitos nacionales.

Todas las empresas sin importar su tamaño deben contar con un oficial de cumplimiento que les permita supervisar las operaciones día a día para minimizar los riesgos de corrupción y además no basta con sólo cumplir leyes y regulaciones sino conducirse con altos estándares de integridad.

Sólo así se puede combatir ese terrible lastre de la delincuencia que tanto daño hace a quienes generan la riqueza de los países.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *