El ciclo y ritmo de las Pymes

Este artículo tiene actualmente 240 Vista(s)

En situaciones de límite como a todos nos ha puesto el Covid19, las Pymes acostumbradas a un cierto ritmo y ciclo de ventas, de pronto se vieron expuestas tanto sus fortalezas como sus debilidades y no hubo de otra que tomar acción.

Para unos fue de manera un poco más improvisado y para los más preparados que contaban con un plan de contingencia en lo administrativo, operativo, comercial, marketing y otras áreas descubrieron oportunidades de mejora.

Los negocios que han sobrevivido a la pandemia son los que ejercieron su presupuesto en ventas y marketing y siguieron las reglas comerciales del mercado como segmentarlo y conectar sus promociones con las operaciones comerciales.

Por supuesto también la están librando aquellos que han entendido las nuevas necesidades y comportamiento de los consumidores, que siguen un proceso de negociación con los clientes de forma proactiva y cuidando la Marca.

Las Pymes que casi en su mayoría están acostumbradas a depender de un sólo “Hombre orquesta” que es generalmente el dueño, el que le invirtió y el que tuvo la idea del emprendimiento, generalmente piensa que su creatividad lo puede todo.

Pero no es así. La preparación es lo más importante. Se necesita ser poseedor de una amplia gama de manejo de temas que a la hora de tomar decisiones o estar frente a un cliente, lo será todo.

Los clientes detectan a las personalidades tipo “yo todo lo puedo” y confían más en una sencilla y honesta actitud de “sí puedo” que sólo lo pueden reflejar quienes cuentan con el aplomo de su conocimiento, herramientas sólidas, experiencia y por supuesto una probada trayectoria.

El mencionado “Hombre orquesta” o “Mujer orquesta” hace tiempo que dejó de ser útil. Las grandes sinfónicas tienen a virtuosos músicos solistas que juntos, en un ensamble, hacen sonar la música de manera más poderosa. Así las Pymes también requieren de colaboraciones, de alianzas, de trabajo en equipo. Y por supuesto requiere de una buena coordinación al interior de la empresa o negocio, priorizando actividades.

Es muy común que en una empresa familiar todos hagan de todo, y a la hora en que algo resulta mal, se culpen unos a otros, porque en el éxito todos se lo atribuyen, pero en la debacle todos resultan sospechosos.

Por eso hay que implementar prácticas corporativas. No importa el tamaño del negocio o empresa, aún si es pequeño, es importante hacerlo crecer con herramientas que le permitan fincar un piso y otro y otro…siempre muy alto.

Es importante mencionar que, en esa etapa, quien o quienes dirigen la empresa deben tener muy claros los objetivos. Se vale que no se quiera ser transnacional, pero que la calidad de excelencia sea su razón de ser.

Y, por último, algo que merece un capítulo aparte, es enlistar las estrategias por cada una de las áreas que conforman a una Pyme para que el covid19 no sea lo último que sus ojos vean.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *