Vende más transformando tu negocio

Este artículo tiene actualmente 470 Vista(s)

Si todavía no aceptas que las cosas ya cambiaron para siempre y aún no has digitalizado tu negocio, es momento de irle organizando su fiesta de despedida.

Seguramente has estado escuchando con insistencia sobre la Transformación Digital de tu Negocio y debido a tanta información no logras aterrizar muy bien de qué se trata ni logras comprender las diversas opciones que existen para que comiences a integrar las nuevas tecnologías en cada una de las áreas de tu negocio o empresa.

Los beneficios son que te permitirá optimizar los procesos, ser más competitivo, ofrecer valor a tus clientes, multiplicar tu nivel de exposición y lograr más altas ventas.

El proceso de digitalizar tu empresa es un proceso hasta natural, porque el cambio se está dando en todos lados y solito te va requiriendo que tú también lo implementes.

Pero si quieres ser líder de tu sector, es importante que aceleres el paso, salgas de tu zona de confort y tomes la delantera implementando la transformación no solamente en los procesos cotidianos como mejorar tus equipos de cómputo o tener un más poderoso sistema de planificación de recursos empresariales, sino enfocarte en aquellos procesos que arrojen mayor y mejor información o data que te permita analizarlos y te hagan más competitivo.

La transformación digital implica establecer nuevos modelos de negocio basado en la obtención de datos e incide en lo siguiente:

• La forma de trabajar.
• La forma de comprar
• La forma de Vender
• La forma de relacionarnos
• Entre otras.

En cuanto a la forma de trabajar ya hemos visto que una de las consecuencias de la pandemia por covid19, ha sido adaptar el home office y todo el mundo lo está haciendo, aunque falte aún afinar detalles para que la analítica arroje indicadores que permitan la mejora de esta forma de colaboración y productividad.

En cuanto a la forma de comprar, la gran mayoría ha hecho compras por internet, cosa que antes de la pandemia no era tan habitual y las cifras de los expertos hablan del altísimo incremento que se dio en esta modalidad. Los datos que se recopilan en este proceso permiten a las empresas analizarlos para mejorar la experiencia de quienes compran.

En lo que respecta a la forma de vender muchos negocios que no tenían tienda virtual o e-commerce se dieron a la tarea de implementarla y sus ventas se fueron al cielo. Otras optaron por utilizar plataformas de Marketplace ya conocidas como Amazon y otros negocios utilizaron tanto su propia tienda virtual como un Marketplace y hasta continuaron con su tienda física, abriendo así un gran abanico de canales de ventas y satisfaciendo diferentes audiencias.

En cuanto a la forma de relacionarnos se puede hablar de infinidad de niveles porque puede ser desde los nichos entre los colaboradores de una misma empresa, los negocios B2B, B2C y hasta la manera de relacionarnos con amistades y familia.

Que no nos asuste el hecho de que todo ya cambió. En realidad, la transformación digital se ha venido dando y la hemos ido asumiendo e implementando en nuestras vidas casi sin darnos cuenta.

Claro que, el contexto actual obligó a dar un salto cuántico dejándonos en una especie de proceso híbrido a donde aún mezclamos lo tradicional con lo digital.

Solamente hay que tener cuidado de percatarse a tiempo cuando lo tradicional se puede convertir en obsoleto porque eso podría dejarnos fuera de la competencia.

Lo importante es entender que la Transformación Digital es básicamente implementar toda aquella tecnología que nos permita con mayor velocidad y precisión recopilar data para tener enfoques predictivos y mejorar el negocio en sus procesos, innovar productos y servicios, mejorar calidad, optimizar o diseñar canales de venta, entender al cliente, mejorar su experiencia, generar mayores y mejores valores agregados, ser más competitivo y encontrar nuevas oportunidades de mercado.

La transformación digital permite a las empresas conocer a través de la escucha social en Redes, lo que los clientes quieren o necesitan y crear productos a su medida, versus lo que ha venido sucediendo que es crear productos que luego se tratan de vender de manera forzada.

En resumen, antes, los procesos en un mismo orden y hacia un mismo sentido, eran el foco de atención para llegar a un último punto que era el cliente con una venta lograda. Ahora el proceso es a la inversa: primero conocer al cliente a fondo como punto de partida para organizar todo el proceso.

Misma flecha, sentido inverso.

Así que inicia de una vez este proceso de transformación desde tus propias capacidades, pero inícialo.

De otra manera ya estás fuera de la jugada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *