¿Qué es LOW TOUCH ECONOMY o Economía de bajo contacto?

Este artículo tiene actualmente 80 Vista(s)

Low Touch Economy es el término post-covid19 que se ha creado para definir la evolución de las formas de transacción comercial, basadas en la mínima interacción entre personas, evitando así, el contacto directo entre cliente- vendedor y bajo normas más rígidas de higiene.

Es posiblemente una de las prácticas que se quedará para siempre sin que por ello signifique el fin de las ventas regulares, pero sí modificarán en gran parte el modelo de negocio de las empresas para encarar los grandes cambios que vienen en la economía global y economías locales.

El crecimiento del E-Commerce o compras en línea, ha aumentado después de esta pandemia.
El confinamiento ha obligado a un cambio de hábitos en los consumidores y en la forma en que se hacen los negocios.

Muchas empresas que vendían directamente en mostrador han tenido que transformar a digital esa práctica.

Incluso la compra de productos perecederos también ha entrado a la tendencia digital, resultando en toda una experiencia tanto para las empresas como las Tiendas de Autoservicio, las mensajerías de entrega como Rappi, como para el comprador que estaba acostumbrado a elegir por sí mismo las mejores manzanas, cebollas, la carne más fresca.

Esta modalidad de E-commerce estaba prevista para adoptarla totalmente en 5 o 10 años, sin embargo, la coyuntura creada por el confinamiento, propició que se adelantara tomando por sorpresa a todos y adaptándonos rápidamente tanto los consumidores como las empresas.

Como consecuencia las transacciones son más rápidas sin tener que salir de casa, optimizando tiempos y costos de desplazamiento, de largas filas en las cajas, de codazos en los pasillos, de lidiar con todas esas personas que dejan sus carritos del super a la mitad de los pasillos, del desesperado que está encima de nosotros al momento de pagar en caja, con ganas de aventarlo más allá de la sana distancia.

Otros beneficios es que se optimizan procesos internos en las empresas, se reducen costos para todas las partes: reducción de costos de adquisición del cliente, en mercadotecnia y empleados.

Las empresas tecnológicas han elevado su utilización en porcentajes considerables. Por ejemplo, Rappí la empresa de entregas, estimó un crecimiento del 30% en numero de pedidos en América Latina, tan sólo en el primer mes de la cuarentena.

Lo mismo pasó con Zoom que es la plataforma más utilizada para realizar sesiones de trabajos de equipos o reuniones con clientes, Congresos, Seminarios, Webinars y otras necesidades.

Amazon, Alibaba y similares son de las empresas más beneficiadas en su ramo.

Las personas mayores no tan acostumbradas antes de la pandemia a las compras en línea, se han puesto las pilas para usar esta tecnología y también ha aumentado en un número considerable las compras que esta población realiza.

Los hábitos nuevos se irán sosteniendo en el tiempo:

• Es muy posible que el “home office” se establezca y adopte como una forma normal de trabajar.
• Que la mayoría de las compras que hagamos, se prefieran recibir a domicilio.
• Que el entretenimiento como cine o conciertos se disfruten desde el sofá con la familia.
• Que la atención medica se realice a través de canales digitales.
• Que los enamoramientos, casamientos y divorcios se den en línea.

Muchos otros hábitos y formas de negocio que irán evolucionando.

Así también mucha necesidad de adquirir nuevas habilidades y competencias profesionales para afrontar el futuro, las cuales también son y serán EN LINEA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *