“Mujeres y Economía”

Este artículo tiene actualmente 223 Vista(s)

Siempre es un momento de reflexión sobre la importancia que tienen las Mujeres en las Economías de los Países.

ONU Mujeres dice que: “si las mujeres desempeñaran una función idéntica a la de los hombres en los mercados laborales, el producto interno bruto mundial anual podría aumentar en 28 Billones de dólares estadounidenses (un 26%) de aquí a 2025”

Es entonces evidente que contar estratégicamente con la participación de las mujeres en todos los niveles, la igualdad de género contribuirá al impulso de las economías y desarrollo sostenible generando un equilibrio social más justo.

Y es en este contexto, la urgencia del empoderamiento económico de las Mujeres con plena garantía de sus derechos, de frente a la agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible donde se espera entre otros de sus Objetivos, lograr las metas de erradicación de la pobreza, desigualdad y la violencia contra las mujeres.

Además de cambios profundos por hacer en diversos niveles como en los legislativos y políticos, es necesario generar acciones aceleradas que permitan avanzar rápido y asertivamente.

Existen muchas barreras para alcanzar el pleno potencial en la agenda del empoderamiento de las mujeres y actualmente tenemos el elemento adicional que es la pandemia por Covid19, lo que seguramente dejará una gran brecha y se acrecentarán las barreras que impiden su progreso, como la pobreza, el matrimonio precoz, la violencia ahora acrecentada en el confinamiento, el poco o nulo acceso a la capacitación y educación, la falta de acceso a créditos para emprender, el poco acceso a la tecnología, a programas de liderazgo, a la falta de equilibrio en su rol familiar de madre, esposa, empresaria o empleada y sólo por nombrar algunas.

El tema de la tecnología es un factor decisivo de cara al aceleramiento que está teniendo la sociedad global debido a los reajustes a lo que nos obliga la situación del covid19. El mundo ya es digital y estamos a nada de que lo sea totalmente automatizados todos los procesos de nuestra vida.

Una muestra de ello, y lo mencionaba en otro artículo de hace apenas unos días, es el auge que tienen plataformas como Amazon que ha tenido que incrementar su plantilla laboral en Estados Unidos y en Canadá, a donde serán reclutados 100mil empleados para cubrir las áreas de logística.

La pandemia está impulsando velozmente el tipo de negocios digitales, el comercio electrónico, las transacciones financieras, el home office, los negocios como por ejemplo los restaurantes a donde el menú es digital y el pago electrónico.

En fin, estamos ya viviendo en esta ERA y es importante incorporar a las mujeres al uso de las herramientas tecnológicas para impulsar todo su potencial.

Por otra parte, hay que tomar con seriedad el tema de las nuevas capacidades y habilidades laborales requeridas para enfrentar la Revolución 4.0, la cual está rediseñando el mundo del trabajo y replanteando nuevos modelos de negocio.

Es importante profesionalizar el esfuerzo de las mujeres haciéndolas más competitivas para consolidar su empoderamiento dentro de la formalidad, siendo que más del 50% de ellas tienen participación activa en la economía de México, aún cuando 4 de cada 10 son parte del mercado laboral versus 8 de 10 que tienen los hombres.

Asimismo, es imprescindible mantener el acceso a financiamientos y créditos con acompañamiento; utilizar figuras que impulsan y aceleran emprendimientos.

Las Startup están siendo modelos disruptivos y hay que incorporar a las Mujeres ya que ellas generan nuevas formas de relacionamiento económico y laboral

¿Qué sería sin las mujeres en la economía?
Recordemos que derivado de una marcha internacional de las Mujeres que se realizó en enero de 2017, se gestó y acuñó la acción social “Un día sin mujeres” que pretende enfatizar la participación e impacto de las mujeres en el sistema socioeconómico e incidir en el orden de producción.

Las decisiones de compra en bienes y servicios a nivel global lo controlan las mujeres en más del 60%.

En los grandes foros económicos y de desarrollo se ha planteado que

• El empoderamiento económico de la mujer es un buen negocio. Las empresas se benefician enormemente al aumentar las oportunidades en cargos de liderazgo para las mujeres, algo que ha demostrado aumentar la eficacia organizacional. Se estima que las compañías donde tres o más mujeres ejercen funciones ejecutivas superiores registran un desempeño más alto en todos los aspectos de la eficacia organizacional.

En un informe del FMI de hace 3 años aproximadamente se señalaba que, si se aumenta la participación laboral de las mujeres, aumenta el PIB de una economía entre un 5 y un 34%, especialmente en las economías emergentes y en otro informe del Banco Mundial se dijo que desde el año 2000 se ha visto un incremento del papel fundamental que juegan las mujeres en la disminución de la pobreza, logrando una reducción hasta del 30% en los índices de extrema pobreza.

Sin embargo, a pesar de algunas cifras desalentadoras existen fuentes como la de ONU Mujeres e indicadores, que señalan que invertir en el empoderamiento económico de las mujeres y las niñas, ofrece al corto plazo el retorno sobre la inversión y con muy altos dividendos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *