EL SÍNTOMA POST-VACACIONAL en la OFICINA

Este artículo tiene actualmente 39 Vista(s)

By: Norma Morel

Cuando terminan las vacaciones nuestro estado de ánimo puede sentirse un poco a la baja y seguramente será difícil adaptarse de nuevo a la rutina.  Hay una sensación de vacío y de culpa por lo que no se hizo en nuestra ausencia de la oficina.

Por un lado, las vacaciones de verano son el momento a donde toda la familia disfruta sus mejores momentos.  De ahí salen las mejores fotos que con los años se vuelven entrañables recuerdos. Pero es horrible saber que cada vez se acerca más el fin de ése periodo e irremediablemente tendremos que volver a lo de siempre.

Las vacaciones son momentos de grandes acontecimientos.  Las Vacaciones de Verano generalmente son sinónimo de sol, arena, palmeras, albercas, bebidas frías, pescaditos fritos, helados, bicicletas, surfing y aventuras sin fin.

Pero después de tanto paraíso y novedades, regresar a lo laboral podría ser difícil.  Existe todo un reto en el regreso a la escuela de los hijos. Dependiendo de su edad el tamaño del “desenganche” familiar podría ser ya una dificultad.  Si son muy pequeños, podría ser todo un drama dejarlos en la escuela el primer día y hasta la primera semana, lo que complica para los padres el llegar a tiempo a la oficina y atender los asuntos de trabajo.

Si ése no es el caso,  de igual manera el síntoma post-vacacional eventualmente llegará a afectarnos, a pesar del mejor de los ánimos.

Arrancar de cero a 100 requiere un entrenamiento mental y emocional previo,  a fin de que  al regreso, estemos mejor preparados para iniciar las labores en la oficina.

Lo ideal es que antes de salir de vacaciones, se planifique la agenda en dos puntos importantes:

1) Mientras no estás en la oficina

2) La agenda del regreso

Eso permitirá ser mucho más asertivos y cumplir tareas fijas en lo que nos regresa la enjundia laboral. La organización de esa agenda es el SECRETO de la continuidad del éxito de tu empresa.

Aquí una lista de tips que te pueden ayudar:

  • La agenda debe estar planificada de acuerdo a prioridades.
  • Es importante dejar tareas asignadas.
  • Dar instrucciones precisas para fijar metas y resultados.
  • Delegar es todo un reto, pero cuando la estructura organizacional es sólida, esto se dá casi en automático.
  • Estar pegado al email o al whatsapp es como no haberse ido de vacaciones, así que en la medida de lo posible hay que evitar esto, porque las vacaciones son un período de descanso mental, físico y emocional de las actividades cotidianas….y Créeme, el mundo sigue sin ti ¡
  • La instrucción a todas las cabezas de áreas es que solamente en caso de una urgencia, se debe avisar de la misma.  Pero lo importante es agotar in situ todos los recursos para resolver lo cotidiano de la oficina.
  • Confía en tu equipo.  Después de todo son quienes estarán al frente y resolviendo mientras tú no estás.
  • De cualquier manera, la bitácora de cada área es la que dará cuenta del buen proceso seguido durante tu ausencia de la oficina.
  • Así que ya lo sabes, planificar antes de ausentarte es lo ideal para que puedas disfrutar totalmente este período, evitando la culpa y sobre todo tener la certeza de que la maquinaria seguirá su marcha exitosa aun sin ti.
  • Y lo mejor de todo es que todo tu equipo estará esperando tu regreso, acostumbrados a tu buen liderazgo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.