La meta es de quien la trabaja

Este artículo tiene actualmente 172 Vista(s)

imefi tv - la meta es de quien la trabaja

La meta es de quien la trabaja

  • Definiendo los objetivos de la Empresa

El proceso de definir los objetivos de una empresa requiere de un enfoque muy crítico, minucioso y puntual y al mismo tiempo que astutamente flexible como para ir adecuándose en el camino tanto a factores internos como exógenos.

Una empresa al igual que un individuo, sueña y desarrolla una idea de sí mismo para el futuro. Entonces se organiza en torno a esa idea.  Hay pasos más inmediatos qué cumplir, pero no se obvia que todo el tiempo hay asignaturas pendientes que dependen de su estratégica colocación cual si fueran ladrillos, en la construcción de su propósito. Y una construcción sin planos no existe, es sólo una frágil idea. De tal suerte que consolidar y cuidar cada paso, impactará y retribuirá en el porvenir. 

Fijar objetivos empresariales responde inicialmente a la pregunta quienes somos y a donde queremos llegar constituyendo la esencia del Objetivo General, de la misión, de su razón de ser.  Luego hay que definir los objetivos específicos que permitirá definir acciones concretas y por último se definirán las metas operacionales del día a día.

Las empresas Pyme arrancan con el propósito de llegar a un lugar, pero muy generalmente se pierden en sus actividades cotidianas, no solamente perdiendo el rumbo, sino desperdiciando cantidades enormes de energía y dinero. Entonces viene el proceso de ir remendando, lo que fractura la estructura organizacional.

Un plano general es una herramienta que permite medir, jerarquizar y evaluar esfuerzos,  presupuestos y resultados entre otras variables. Sirve para tener una ruta, una meta y cual capitán de barco tener un puerto como destino. 

Es importante recordar constantemente al personal de la empresa, el Objetivo Principal por el que se trabaja, fijarlo en su mente y corazón porque además de darle identidad como grupo, permite distinguir las metas operativas cotidianas, abordarlas en el nivel jerárquico que les corresponde y rescatar el enfoque.

Aun bajo la premisa de hacer lo imposible para lograr lo posible, es importante que el reto sea realista. En la persecución del sueño inicial de un proyecto personal o empresarial, por lo menos hay que tirarle a la Luna, para caer en las Estrellas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.