El costo millonario de la contaminación

Este artículo tiene actualmente 111 Vista(s)

La contingencia ambiental además de los problemas de salud  que conlleva, representa pérdidas económicas millonarias para la Productividad de las Industrias, Empresas, Familias y Gobiernos.

En 2015 la ENCA Estrategia Nacional de Calidad del Aire reportó cifras del INEGI sobre los costos ambientales, los cuales fueron de casi $558,000 Millones de pesos equivalente al 3.2% del PRIB de ese año.

El reto es que México pueda ajustarse a las recomendaciones de la OMS Organización Mundial de la Salud respecto a los niveles de concentración de contaminantes, así como a las Normas Oficiales Mexicanas, lo que incidiría en un ahorro de 18,000 millones de pesos.

Los desafíos para México en materia de preservación y conservación de los ecosistemas son muchos frente al 2030 ya que para entonces se deberá contar con la información, instituciones e infraestructura necesaria para prevenir y controlar las emisiones de contaminantes a la atmósfera.

Las contingencias ambientales que se dan a lo largo de la historia en diversos puntos del planeta y por diversas razones, son la consecuencia de falta de previsión, irresponsabilidad, corrupción, omisiones y de una serie de malas decisiones de los gobiernos de los países, falta de políticas públicas, protocolos y pésima reacción y mala planeación en el desarrollo y crecimiento sostenido que debe ser integral y observar todas las aristas del complejo convivio social.

Las contingencias ambientales impactan desde luego en primer lugar a LA SALUD de la población y es por ende lo más inmediato que hay que atender. 

Es pertinente recordar el caso de Londres que en el invierno de 1952 durante 5 días la llamada “Niebla Asesina” oscureció su cielo más de lo habitual, siendo dicha niebla una mezcla de sustancias mortales como emisiones de carbón, ácido sulfúrico, óxidos de nitrógeno y amoniaco entre otras sustancias que acabó con la vida de casi 12mil personas

En ese frío invierno se mezclaron los gases y humo del carbón, de las fábricas, hogares y vehículos que se acumularon ante la ausencia de viento. Con visibilidad a sólo un metro de distancia, la gente empezó con problemas para respirar.

Inglaterra sí se caracteriza por su niebla pero también recordemos que es a donde se gestó la Revolución Industrial con todo el impacto ambiental que ésta ocasionó.

Ante esta situación fatídica del ’52 el Parlamento Británico elaboró y aprobó la Ley de Aire Limpio en 1956.

Aún sigue considerándose el peor fenómeno de contaminación atmosférica en la historia moderna.

La pregunta queda en el aire: ¿Estamos en México preparados para prever ó solamente para reaccionar?

Hay prioridades señores y señoras que administran nuestros recursos públicos: EL AIRE es la vida misma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.