El Liderazgo en la ERA Covid19

Este artículo tiene actualmente 227 Vista(s)

Seguramente han escuchado la frase “ya me cayó el 20”, refiriéndose a los teléfonos públicos que generalmente estaban en las esquinas de las calles, a los cuales se les echaba una moneda de 20 centavos y que, al contestar del otro lado de la línea, se podía escuchar cómo caía la moneda en el recolector interno del aparato telefónico.

Pues bien, creo que a nadie nos ha terminado de caer el 20 de lo que estamos viviendo, pero ya a todos nos cayó el 2020 como algo que nunca vimos venir y mucho menos estar preparados para afrontar tamaño evento inédito, por lo menos para muchas generaciones que no habíamos vivido algo similar a nivel global.

La nueva realidad, la nueva normalidad, la nueva X, que así las nombramos sólo como para reconocer que estamos ante una nueva situación que impacta todos los aspectos de nuestra vida, y que por supuesto impacta la manera de Liderazgo que tengamos que asumir en nuestras empresas.
El Liderazgo obliga a la constante implementación de soluciones para cada caso.

El liderazgo es estar en continua alerta captando las diversas señales que vienen del exterior e interior de la empresa, para dar el rumbo adecuado.
El Liderazgo no es mandar, es motivar e influir a un equipo para hacer que las cosas se logren. No es imponer, es habilitar el camino con lo mejor del talento de cada colaborador. Es pulir la piedra para obtener diamantes y resultados óptimos.

El reto del Liderazgo ante el contexto del Covid19 -el cual llegó para quedarse-, es justamente lograr que a pesar del miedo y la incertidumbre se pueda transmitir confianza y fe a los equipos de trabajo y ejecutar acciones que lleven a un buen fin en de los objetivos planteados.

Hay que ocuparse de uno mismo como Líder, en un afán de autoconocimiento y determinación reconocer que nuestro EGO puede convertirse en nuestro peor enemigo porque sin autocuestionamiento no hay avance y mucho menos cambios.

Cito una frase del libro La Muerte del Ego, como camino hacia el liderazgo: “Sin dudas, es el tiempo de las personas, no de los personajes. El valor del líder auténtico y transparente que logra mostrarse tal cual es resulta ser un sinónimo de credibilidad.”

Un buen liderazgo se enfoca en mantener un buen nivel de comunicación con los demás. Expresar las preocupaciones si fuera necesario, mostrando su lado humano y vulnerable lo hace más confiable además de mantener una actitud de positivismo fundamentado.

A pesar del escenario maltrecho, lo más importante para una empresa es mantener lo que por años se ha construido con tanto esfuerzo.

Con toda seguridad las ventas estarán nulas por la crisis, pero lo que un buen liderazgo hará, es que aún en esas condiciones se siga manteniendo la buena reputación de la Marca. Hacer presencia y una buena gestión de la misma, logrará que se mantenga viva y en las mejores condiciones.
En cuanto al equipo de colaboradores es fundamental mantenerlos en comunicación constante y positiva, informando de los logros por pequeños que éstos sean para alentar la continuidad.

Como parte de una estrategia del Líder, es necesario que realice un listado de lo que se tiene, de lo que se pretende y de lo que se puede hacer. Si el resultado arroja solamente una o dos cosas que se pueden hacer, habrá que enfocarse en ello porque es lo que sí se puede controlar.

Hacer ese listado, conociendo las fortalezas propias y empresariales, también ofrece la oportunidad de innovar en diferentes ámbitos de mercados, a los que normalmente estaban dirigidos, encontrando la ventaja del momento.

En cualquier tiempo de incertidumbre, un liderazgo proactivo propicia esfuerzos de largo alcance llegando más lejos. Quien se arriesgue también lo logra y quien mantiene su estructura empresarial lo más completa posible, con toda seguridad lo hará.

Y por qué no decirlo, el empresariado que a pesar de saber que está en un escenario adverso sigue cobijando a sus colaboradores, involucrándolos en el sueño inicial de la empresa, gestionando nuevas formas de salir adelante, motivando y sacando lo mejor de ellos mismos, transformando la nueva realidad en una realidad habitable, merece todo el reconocimiento de propios y extraños y merece un prolongado aplauso de pie.
¡Ése es un verdadero liderazgo en la ERA Covid19!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *