Desempleado y ¿quieres poner un negocio?

Este artículo tiene actualmente 198 Vista(s)

Si a consecuencia de la pandemia por covid19 quedaste sin empleo y quieres arriesgarte en esta aventura es importante que tomes en consideración varios puntos.

La aventura empresarial empieza con una idea que se sostiene en el tiempo y que toma carácter conforme se van dando los pasos necesarios para construirla y formalizarla.

Primero debes definir si quieres poner un negocio, abrir una empresa o ser emprendedor. Existen grandes diferencias entre una entidad y otra, aunque todas coexisten.

Una empresa es una entidad formal y compleja a donde generalmente está integrada por una o varias personas que tienen un capital considerable para invertir, que tienen una idea pero que ya profesionalizaron dicha idea haciendo un estudio de mercado y predicciones económicas para conocer su viabilidad.

Definen un nombre, qué tipo de sociedad mercantil tendrán, la constituyen ante notario; se dan de alta ante hacienda para formalizar su contribución al fisco, se dan de alta ante el Seguro Social para formalizar la generación de empleos y de la misma manera ante las demás instancias oficiales.

Abren cuentas bancarias empresarial; adquieren o rentarán un espacio físico ya sea oficinas, talleres o naves industriales de acuerdo a lo que se dedicará la empresa; contratarán personal adecuado para cada área del organigrama previamente trazado; adquirirán las herramientas y tecnologías necesarias para trabajar y una larga lista de cosas a implementar y gestionar que implica tiempo, dinero y esfuerzo.

Un Negocio también requiere de un gran esfuerzo e inversión y muchos de los puntos anteriores coinciden.

Desde luego el negocio existe en la formalidad siendo un establecimiento legalmente constituido. La diferencia sería básicamente el nivel de complejidad de la estructura física y organizacional como la parte legal, fiscal, contable, financiera, tecnológica, mercadológica, de recursos humanos y demás disciplinas que la componen y que le competen.

Existen grandes Empresas que iniciaron como un negocio y existen muchos negocios que iniciaron con un emprendimiento y terminaron siendo grandes Empresas.

El emprendimiento es generalmente de una sola persona, aunque pudiera ser de dos o que participen varios miembros de una familia.

Pongamos, por ejemplo, alguien que hace postres riquísimos. Inicia vendiéndole a sus amistades, familia, vecinos y por su actividad recibe una compensación que generalmente es en efectivo, es un trabajo honrado, no está cometiendo un delito, pero es un trabajo informal.

Si este emprendimiento resulta que va creciendo y los clientes ya no solamente le hacen pedidos de un postre, sino de MIL postres por semana necesariamente tendrá que hacer crecer su estructura.

De manera que, escalará su posición de ser un emprendedor, a tener un negocio y luego a tener una Empresa, que por qué no, pudiera volverse internacional y entonces estaríamos hablando de un Corporativo o un Consorcio.

Sin embargo, la estructura básica vendría siendo la misma para todos los casos y aplica tener tanto habilidades cognitivas como no cognitivas; hacer planeaciones financieras, administrativas, operativas, comerciales, de logística y otras.

El mapa del negocio empresarial debe tener muy claros los objetivos, a dónde se quiere llegar, con qué, cómo y cuándo.

El chiste es empezar, tener la motivación, la voluntad, planear, testear el camino y aventarse porque el tiempo es oro.

Si te esperas a tener todo el mapa completo en tu escritorio lo más seguro es que nunca inicies el recorrido en la realidad. Es necesario dar el primer paso, tropezarse y levantarse mil veces siempre y cuando sepas hacia dónde vas.

Si no piensas tener un negocio, empresa ni eres emprendedor, sino que quieres ofrecer tus conocimientos profesionales, también debes contar con una estructura formal y hacer planeaciones para que puedas atender todas las aristas y al mismo tiempo, a varios clientes en tu consultoría profesional.

El aprendizaje que tendrás al tomar las riendas de esta aventura de ir por tu propia cuenta, te hará valorar lo que vas logrando y la disciplina será la consecuencia y causa de tu éxito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *